miércoles, 1 de febrero de 2012

En momento incierto

Y crees que al final,
después de todo,
después de jugar como un niño a tocar
a escondidas tu pelo.


Y crees que después, 
de haberte seguido,
después de esos labios pintados de rojo
que me vuelven loco.


Que no iba a poder,
que no me iba a atrever,
que no iba a querer,
besarte en la boca.


Acude la musa a destiempo con retorcidas pretensiones.
Pero Ella sabe bien. Ella proveerá.
Confío a Ella mi alma.